La cultura de los aztecas en detalle

Al igual que otras culturas mesoamericanas, los aztecas, adoraban a muchos dioses que representaban las diferentes fuerzas y manifestaciones de la naturaleza. El término usado por los aztecas para definir la idea de deidad o poder sobre natural era teotl, una palabra que casi siempre es parte de un nombre para ellos.

Los aztecas dividían a sus dioses en tres grupos, supervisaban diferentes aspectos del mundo: el cielo, los seres celestiales, la lluvia y la agricultura, la guerra y los sacrificios. Utilizaron un sistema de calendarios donde predijeron el futuro.

El arte y la arquitectura azteca

Los aztecas tenían hábiles artesanos, artistas y arquitectos. Cuando llegaron los españoles, se asombraron por los logros arquitectónicos aztecas. Las carreteras pavimentadas conectaban Tenochtitlan, con el continente y los puentes, diques y acueductos que regulaban el nivel y el flujo de agua de los lagos, lo que permitía la separación entre el agua dulce y salada.

Los edificios administrativos y religiosos eran de colores brillantes y decorados con esculturas de piedra. El arte azteca es mejor conocido por sus monumentales esculturas de piedra, algunas de las cuales son de un tamaño impresionante.

Otras artes en las que destacó la cultura azteca son las plumas y las obras textiles, la cerámica, el arte escultórico de madera y la obsidiana y otras obras lapidarias. La metalurgia, por el contrario, estaba en los niveles más bajo dentro de la cultura azteca. La metalurgia en Mesoamérica llegó desde Sudamérica y las sociedades en el oeste de México, como los tarascos, que dominaron las técnicas metalúrgicas ante que los aztecas.

¿Qué provocó el fin de los aztecas?

El imperio azteca terminó poco después de la llegada de los españoles. La conquista de México y la subyugación de los aztecas, aunque se completó en pocos años, fue un proceso complejo, pues involucró a muchos actores. Cuando Hernán Cortés llegó a México, en 1519, él y sus soldados encontraron fuertes aliados entre las comunidades locales subyugadas por los aztecas, que vieron así una forma de librarse de ellos.

Aunque los líderes locales quedaron formalmente en su lugar, no tenían un poder real. La cristianización de México central procedió como en cualquier otro lugar de la Inquisición, a través de la destrucción de templos, ídolos y libros prehispánicos por frailes españoles. Afortunadamente, algunas de las órdenes religiosas recopilaron alguno de los libros aztecas llamados códices.

Entrevistaron a aztecas, documentando el proceso de la destrucción de una cantidad increíble de información sobre su cultura y las prácticas llevadas a cabo.

 

Deja un comentario